La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, principal órgano judicial de las Naciones Unidas, emitió el 6 de junio, su sentencia sobre las excepciones preliminares planteadas por Francia en el caso relativo a las inmunidades y procedimientos penales de nuestro país contra el país galo.

El veredicto deja claro que nuestro país se impone a Francia en tres de los cuatro puntos abiertos. A pesar de los intentos de Francia por demostrar que la CIJ no es competente para conocer el caso que le enfrenta a Guinea Ecuatorial, ayer el Tribunal, en una resolución definitiva y vinculante para las partes, declaró que sí es competente para conocer el caso, en base al Protocolo Facultativo de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

En lo que respecta al palacete localizado en el número 42 de la Avenida Foch de París y decomisado por la Justicia francesa como parte de la investigación, los magistrados de la CIJ rechazaron por unanimidad las objeciones preliminares de Francia, que pedía a la Corte que se declarara incompetente para establecer la propiedad de este inmueble.

Asimismo, la CIJ rechazó una tercera objeción preliminar de Francia y descartó, por catorce votos a favor y uno en contra, declarar que la interposición del caso ante el Tribunal internacional por parte de Guinea Ecuatorial incurría en un “abuso procesal”.

El Embajador de Guinea Ecuatorial ante los países bajos, y agente de nuestro país para este caso ante la CIJ, Carmelo Nvono Ncá, no ha querido hacer declaraciones, simplemente ha señalado que él solamente hace “lo que cualquier ciudadano ecuatoguineano haría” en una situación similar: “defender los intereses y derechos de nuestra soberanía”. “No es un mérito mío, sino del pueblo ecuatoguineano, que goza de una independencia total, no en venta ni condicionada”.

CIJ | Francia | Justicia Internacional | Países Bajos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.